Cuando pequeño escuché la historia de Peter Pan y ya de grande he visto cuanta película existe sobre este personaje, pero siempre me ha llamado la atención una de sus principales características: la de soñar en positivo. Como dicen algunos, la capacidad de seguir siendo niño y emprender siempre una nueva aventura.

Tal vez hace mucho dejamos de ser niño, es un detalle que el tiempo o la vida se encargan de hacer efectivo, sin embargo, lo que marca es dejar el espíritu de niños, morir y extirpar la capacidad soñadora, justo en una etapa donde la madurez alcanzada y las experiencias vividas pueden desarrollar la mezcla perfecta o el vínculo preciso entre imaginar y soñar, con lo real y concretar.

Cuando hablamos de emprender debemos tomar todos sus significados, desde el iniciar un proceso o camino con esfuerzo hasta determinado punto, y el que se refiere a dirigirse a algo o alguien con ímpetu. Ninguno es mejor que el otro, y ninguno es peor al otro, ambos describen la fuerza y ganas de iniciar el camino de un sueño hasta el lugar de lo concreto. Eso es nuestro negocio.

Peter Pan emprendía muchas aventuras en el “País de Nunca Jamás”, donde no había reglas, ni límites. A muchos se nos ha obligado emprender en el “País de ya Nunca Más”, con reglas y límites, pero si me atrevo a soñar las reglas se hacen aliadas y los límites se alejan. Una aventura que queremos invitarles a vivir es para todos esos Peter Pan que sueñan con otros horizontes, para que vuelen hasta la tierra de MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts, Estados Unidos) donde buscan esos talentos que tienes guardados.

Concursar es muy sencillo, solo debes tener menos de 35 años y haber nacido en alguno de estos países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Además, haber desarrollado un proyecto tecnológico de emprendimiento e innovación. Más allá de volar hasta el cielo y doblar en la segunda estrella, antes del 5 de marzo postula a través de la web challenges.opinno.io.

Emprendamos sin miedo, es una hermosa aventura, aquí o donde desees. No pierdas la capacidad de soñar, pero no por eso la capacidad de ordenar y de ser consecuente. Los sueños al concretarse te piden cuidados, te exigen responsabilidades, si no cumples con ello, los sueños se marchan y desaparecen.

Toma la ayuda que decenas de hadas te brindan, esos compañeros y amigos que saben cómo caminar hacia la realización del sueño, que saben cómo ordenar tu natural desorden, esos que te protegen del Garfio limitante, del cocodrilo destructivo y que siempre te brindan aplausos para volar en cada sueño.

El emprendimiento muchas veces deseamos que sea tecnológico, pero debe ser técnico ilógico. Todos los que se atreven a ser distintos sueñan en grande. Tú también. El MIT no es país de ya nunca más, es “País de Voy Por Más”. Sé técnicamente conocedor de tu sueño y que éste sea ilógico en la idea, para transformarse en innovador en lo concreto.

Por eso: “No dejes nunca de soñar. Solo quien sueña aprende a volar” – Peter Pan.

Photo by Andrew Sharples on Unsplash

Por:
Marcelo Romero Rodríguez
Área de Bienestar en Salud y Seguridad Ocupacional
BOSS Asesorías SpA.