A mediados del año 2016, la exportadora Frutas del Valle de Aconcagua, MiFrutaChile, llegó por primera vez con 13.800 cajas de uva Crimson y 2.645 cajas de variedad INIAGrape-One, en la línea Fairtrade (Comercio Justo) a los frigoríficos de Univeg Kapote Ltd. en Spalding, Inglaterra, una de las mayores importadoras multinacionales del mundo. Este logro correspondió al esfuerzo realizado por un grupo de pequeños productores de uva de mesa y pasas de Santa María y San Esteban, que decidieron asociarse bajo el respaldo de un Proyecto Asociativo de Fomento (PROFO) de Corfo, que les permitió participar en numerosos seminarios y capacitaciones para mejorar la rentabilidad de su negocio.  

Recientemente, en Viña Casas del Bosque de Casablanca, se lanzó el Nodo de Enoturismo Casablanca y Valparaíso, programa que busca vincular a ambas comunas para entregar una oferta conjunta, variada y entretenida a los visitantes que llegan a la zona atraídos por el vino o la riqueza patrimonial. 

En Corfo estamos convencidos de que la unión hace la fuerza. Para nosotros es relevante fortalecer la asociatividad entre los distintos productos para generar una sinergia que permita mejorar e incrementar la producción y abrir nuevos mercados que generen mayor rentabilidad, tanto para productores como para el país.  

El caso de los cinco pequeños agricultores del Valle de Aconcagua es un claro y perfecto ejemplo de los buenos resultados que otorga un trabajo de personas que comparten los mismos objetivos. Ellos eran pequeños productores que se unieron en este Proyecto Asociativo de Fomento (Profo) de Corfo, y que luego incorporaron biotecnología nacional de punta desarrollada por el INIA y Consorcio Biofrutales. También se certificaron en Comercio Justo y, finalmente, comercializaron y enviaron sus primeras cajas con la variedad chilena de uva negra INIAgrape-one rumbo a Inglaterra.  

Para acceder a los destinos internacionales, la apuesta del Profo fue obtener la certificación Global Gap, que trabaja con el Comercio Justo. Cabe destacar que MiFrutaChile es el único grupo en el país certificado con Fair Trade para comercializar uva de mesa, lo que significa que los clientes, principalmente europeos, están dispuestos a pagar un sobreprecio por un consumo diferenciador, pensando en el apoyo social a la familia que está detrás del producto, en este caso, pequeños productores de uva de mesa del Valle de Aconcagua. 

Otros Proyectos Asociativos de Fomento que se están ejecutando en la región, son los de nueces y pesca. Este último busca asociar a pescadores de San Antonio y trabajar con ellos para generar estándares de calidad y lograr la exportación de la jibia. También están los Nodos de Exportación. Hoy en Valparaíso se están ejecutando los de Música y Servicios de Arquitectura. En el marco de este último programa, una misión participó en una importante feria de Construcción en Lima, Perú, con el propósito de establecer redes y promover los servicios de arquitectura que pueden ser comercializados en dicho país. 

Esto nos ratifica que juntos, hacemos más. La asociatividad es una herramienta fundamental para que los pequeños productores o emprendedores alcancen la competitividad y afronten en mejores condiciones los retos y exigencias de los mercados internacionales, además de los altibajos de la economía mundial. 

*Columna publicada en la edición #9 de la revista La Quinta Emprende https://goo.gl/oMXan6